Bombillas de Bajo Consumo (LFC)

CONSEJOS E INFORMACIÓN SOBRE:
LÁMPARA FLUORESCENTE COMPACTA (LFC)
Ahorro energético 75% al 80% (4 a 5 veces) respecto de una lámpara incandescente

Algunas ventajas de las lámparas de bajo consumo sobre las bombillas incandescentes:

  1. · Son “frías”: la mayor parte de la energía que consumen la convierten en luz que es lo que se espera de una bombilla. En cambio prácticamente la mitad de la energía que consume una bombilla incandescente se transforma en calor y no en luz.
  2. · Utilizan entre un 50 y un 80% menos de energía que una bombilla normal incandescente para producir la misma cantidad de luz. Una lámpara de bajo consumo de 22 vatios equivale a una bombilla incandescente que consume 100 vatios.
  3. · Una bombilla de bajo consumo de 18 vatios utilizada en lugar de una bombilla incandescente de 75 vatios supone un ahorro de 570 kWh a lo largo de toda la vida de la bombilla, lo que económicamente (precio medio en España) supone a ahorrarse 62 euros en ese período de tiempo. También significa reducir en más de media tonelada el CO2 arrojado a la atmósfera.
  4. · Las bombillas de bajo consumo duran hasta 10 veces más y solo cuestan siete veces más. “10 veces más” significa hasta 10 o 12.000 horas, que equivale a entre 5 y 10 años para un uso medio de tres horas al día a lo largo de todo un año. Las versiones “longlife” de algunos fabricantes pueden llegar a duplicar esta duración.
  5. · Una bombilla incandescente cuesta entre 5 y 10 veces su precio en electricidad para hacerla funcionar a lo largo de su vida —que es de entre 750 y 1.000 horas.
  6. · Una bombilla incandescente apenas convierte el 2,6% de la energía que consume en luz visible, mientras que una lámpara fluorescente dedica hasta el 15% de la energía consumida en cumplir su misión de iluminar.
  7. · Si cambias cinco bombillas incandescentes (de las “normales”) por cinco bombillas de bajo consumo equivalentes (28 vatios) puedes ahorrarte unos 60 euros al año en electricidad. Y lo que es más importante, reducirás la emisión de gases del efecto invernadero en 340 Kg

Algunas desventajas de las lámparas de bajo consumo sobre las bombillas incandescentes:

  1. · Las lámparas fluorescentes compactas tardan más tiempo para calentarse y producir una luz más fría que las bombillas incandescentes
  2. ·Un tema importante con el uso de lámparas fluorescentes compactas es el mercurio que se encuentra en cada bombilla. Si la lámpara se rompe, puede ser peligroso para los que estén en contacto con el polvo y gas que desprende. Estos restos se deben recoger con mucha cautela sin levantar polvo ni respirarlo, ponerlo dentro de una bolsa y llevarlo a un punto de recogida de lámparas fluorescentes. Nunca tirar las bombillas directamente a la basura. Las LFC contienen mercurio, la cantidad que cada una posee es de alrededor de 2 miligramos, mil veces menos que un termómetro clínico y cien veces menos que un clásico tubo fluorescente.
  3. · Consumen entre un 75% y 80% menos y su vida media es mucho mayor aunque el hecho de apagarlas y encenderlas constantemente disminuye su vida.
  4. · Las bombillas de bajo consumo emiten un alto contenido en radiofrecuencia por sus circuitos electrónicos instalados en los casquillos de las bombillas.
  5. · Cuando tiramos una de estas bombillas “gastadas”, estamos tirando un equipo electrónico que todavía podría funcionar más tiempo.
  6. · El reciclaje de este tipo de bombillas es muy costoso.
  7. · La diferencia de modelos y potencias entre unas marcas y otras son muy dispares.
  8. · Existen muchas calidades de fabricación.
  9. · Algunos fabricantes no cumplen normativas europeas y se venden impunemente en territorio español.

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *